jueves, 4 de mayo de 2017

Anillo de honor de las ϟϟ o Totenkopfring



Los anillos de los oficiales ϟϟ o los Totenkopfring fue en origen una distinción concedida por Heinrich Himmler a los oficiales miembros de las ϟϟ.

Estos anillos encarnan un diseño de carácter místico y esotérico diseñado bajo encargo de Himmler por Karl María Wiligut, conocido como algunos como el “Rasputín” de Himmler, aseguraba haber recibido sus conocimientos ocultistas de su abuelo Karl. 
Para Wiligut las runas contienen en su código cifrado la historia entera de la creación del hombre, originada en tiempos inmemoriales en los territorios del Polo Norte. 
Allí había residido una raza etérea y luminosa de profundísima sabiduría que, sin embargo, había ido degenerando con el tiempo a causa de la degradación racial producida por su mezcla de sangre con las razas telúricas.
En la actualidad sólo los iniciados tienen acceso al misterioso lenguaje de las runas y calaveras, accesible a través de claves secretas.

Himmler encargó a Wiligut el diseño de un poderoso anillo, con el que honrar los méritos extraordinarios de los miembros más destacados de la ϟϟ, el llamado Anillo de la Calavera (Totenkopfring), que se entregaba acompañado de un certificado que describía tanto la ornamentación como su simbolismo. 

En este anillo figuran una calavera, la esvástica y tres signos rúnicos.

                                                  El anillo desde diferentes perspectivas

Descripción del diseño del anillo:

En su parte frontal mostraba una calavera sobre dos tibias cruzadas (símbolo de las SS heredado de antiguas unidades militares prusianas). Se añadían unos signos rúnicos que debían fortalecer las "virtudes germánicas" de su portador.



Totenkopf (calavera) y La totenkopfl con los huesos cruzados significa absoluta obediencia hasta la muerte.





Triangulo y runa Sig.
La runa Sig (Sol) significa literalmente “el espíritu creador siempre vence”.
El triángulo representa el Círculo de la Vida.






La runa Hagal.
Significa: “Vela por el universo que hay en ti y dominarás el universo”.




La doble runa Sig, seguida de lo que parece una superposición de la runa Tyr (Dios de la guerra) con la O.
Significa: “la fuerza de tu espíritu te hace libre”




Esvástica. De ella habría mucho de lo que hablar, pero resumiendo, la leyenda de la esvástica es: “Sé uno con Dios, el Eterno”.


En la parte interior aparece la firma de Himmler, el primer apellido del receptor precedido de “S.lb" (“seinen Lieben”, o “a su apreciado”) y la fecha en que se entregó (en la comisura izquierda del anillo)

Documento de honor del anillo:


Los receptores del anillo recibían asimismo una carta que describía su importancia. Según esta carta, el anillo era un: Signo de nuestra fidelidad al Führer, de nuestra inalterable obediencia hacia nuestros superiores y de nuestra inseparable unión. 
La calavera es el recordatorio de que en cualquier momento debemos estar dispuestos a sacrificar nuestra vida individual por la de la totalidad. 
Las runas, por contra, son signos de la gloria de nuestro pasado, con el cual, a través del Nacionalsocialismo hemos renovado nuestra ligazón. 
El anillo está orlado de hojas de roble, el viejo árbol alemán.



El anillo, que no era una condecoración oficial, sino un regalo personal de Himmler, se concedió originalmente a los oficiales más antiguos (de los que había menos de 5.000) que hubieran demostrado valor y dotes de mando excepcionales en combate. Un requisito inexcusable era un expediente disciplinario intachable, por lo que cualquier mancha en el de un portador suponía la devolución del anillo. En 1939 era concedido a cualquier oficial con 3 años de servicio y durante la guerra prácticamente todos los mandos de las ϟϟ, incluyendo las Waffen-SS y la Gestapo, tenían el anillo.

Todos los anillos debían ser devueltos a Himmler a la muerte del portador o cuando dejase las SS. Después se debían conservar como memoria en el Castillo de Wewelsburg. Si un portador moría en combate, sus camaradas de las ϟϟ debían hacer todo esfuerzo a su alcance para recuperar el anillo y evitar que cayese en manos enemigas.

Hacia enero de 1945, el 64% de los 14.500 anillos hechos hasta entonces habían vuelto a Himmler. Desde entonces hasta el final de la guerra se enterraron a menudo con los portadores.
El destino de los anillos depositados en el Castillo de Wewelsburg no es claro, pero se ha sugerido que fueron sepultados en una cueva cercana, cuya boca se habría sellado usando explosivos.
Hoy en día podrían conservarse unos 3.500 anillos, que son objetos de colección muy raros.